Destiny 2 luce prometedor, sobre todo si se juega en PC

0

Destiny 2 de momento parece una secuela con algo más de contenido y los cambios justos con respecto al original

Bungie es uno de los estudios que mejor sabe hacer FPS, y aunque el primer Destiny tuvo problemas, consiguió una gran comunidad a su alrededor

Nuevos mundos, nuevas armas, nuevos modos de juego pero las mismas buenas sensaciones de la primera parte. Así es como se puede resumir Destiny 2, la nueva entrega de la franquicia Destiny que Activision y Bungie preparan para este otoño.

EL MUNDO tuvo la oportunidad de jugar algunas de las incursiones tanto en modo historia como en multijugador en un evento celebrado ayer en la ciudad de Los Ángeles, un pequeño aperitivo de un juego que tiene un listón muy alto que superar y un público fiel, pero también muy exigente.

 

La filosofía de Destiny 2 se resume en tres pilares. El primero es que tiene una historia mucho más desarrollada y densa que la primera parte. Hay más cinemáticas y un arco argumental mucho más dramático sobre el que sostener la acción del juego.

Esta historia sirve también para justificar una de las decisiones más polémicas que ha tomado Bungie en esta entrega: se pueden importar los personajes ya creados en Destiny pero no las armas y objetos acumulados a lo largo de los últimos 3 años.

Destiny 2 es un nuevo comienzo y transcurre en cuatro nuevas localizaciones. La acción arranca con un ataque sorpresa de Ghaul, el comandante de La Legión Roja, sobre La Última Ciudad y el secuestro de El Viajero. La humanidad abandona su último refugio y los guardianes quedan desperdigados. Tendrán que buscar nuevas armas y desarrollar nuevas habilidades, unir sus fuerzas para recuperar lo que una vez fue suyo.

El segundo pilar es un mundo mucho más extenso para explorar. La acción, como en la primera parte, comienza en la Tierra, pero en lugar de un abandonado cosmódromo los jugadores se moverán por las ruinas del continente europeo. Ya no es necesario salir a órbita para seleccionar las diferentes misiones -están todas en un nuevo mapa mucho más completo- y los jugadores que prefieran jugar en solitario podrán explorar grandes regiones y descubrir tesoros ocultos.

Además de la Tierra, la historia llevará al jugador a visitar las lunas Io y Titan, y un planetoide, Nessus, que se acerca a nuestro sistema solar en una órbita irregular que dura 122 años. Cada uno tiene una estética particular y Bungie promete una mayor variedad de misiones en todos ellos.

El tercer pilar es que siempre habrá alguien disponible para jugar, tanto en modo cooperativo como en PvP. El modo multijugador se ha rediseñado para equilibrar la acción y que sea más fácil para los jugadores casuales encontrar equipos.

Los combates entre jugadores, por ejemplo, ahora están limitados a 4 contra 4 y es posible conocer cuando los oponentes recogen munición o tienen un super ataque listo para usar. “Es mucho más dinámico y táctico que los enfrentamientos en Destiny”, asegura Lars Bakken, diseñador jefe del juego.

Los clanes tendrán también mucho más peso en la experiencia de juego. Todos los miembros de un clan, por ejemplo, recibirán recompensas por las hazañas de cada uno de los integrantes, incluso aunque jueguen en solitario, y habrá nuevas opciones de personalización.

Por último, se suma un nuevo modo de juego, la partida guiada. En ella un jugador podrá unirse temporalmente a los miembros de un clan para completar una misión. Con este modo, Bungie espera que los jugadores que no suelen jugar en modo multijugador pierdan el miedo a la experiencia.

Fuera de estos tres puntos la experiencia de jugar es muy similar a Destiny. Hay algunos cambios, pero son menores. Las clases de personaje y la interfaz de control se repiten, pero hay nuevas armas, armaduras y habilidades para cada una de ellas. Ha cambiado la clasificación por la que se ordenan en el inventario. Antes se podía llevar una arma principal, una pesada y una especial.

Ahora este trío se reparte entre un arma cinética, una de energía y una de poder. Esto permitirá a los jugadores elegir mejor el estilo de juego de su personaje, cargando, por ejemplo, dos rifles o dos pistolas, pero también limita un poco más la acción. Los rifles de francotirador son considerados como arma de poder y por tanto no se puede alternar con -pongamos- el nuevo lanzagrandas.

En cuanto a las habilidades, hay nuevos ataques especiales para usar durante el combate -cada clase tendrá uno independientemente dela especialización- y las especializaciones también cambian, con nuevas habilidades disponibles en todas las clases. En el caso de los brujos la nueva habilidad es una espada que puede lanzarse desde el aire. Los titanes tienen un escudo que pueden lanzar a los enemigos y los cazadores pueden invocar un bastón con el que golpear a gran velocidad.

Destiny 2 se parece mucho a Destiny. Muchísimo. La sensación al jugar es prácticamente la misma. Las pequeñas modificaciones, sin embargo, y la tabula rasa hecha con los personajes podrían dar como resultado un juego mucho más equilibrado y entretenido tanto para los que empiezan como para los veteranos. La calidad de las misiones y las nuevas armas tendrán mucho que decir aquí y es pronto para hacerse una idea del conjunto final.

Destiny 2 saldrá a la venta el próximo 8 de septiembre para PS4 y Xbox One. También saldrá en PC, algo que muchos fans deseaban y que es una delicia cuando se aprecia todo a 60fps. Bungie ha llegado a un acuerdo exclusivo con Blizzard y su plataforma Battle.net para la distribución digital aunque también será posible comprarlo en formato físico. El único problema: la versión para PC llegará después que la de consolas en un a fecha aún por determinar.

¿Demasiada espera? Al menos, los guardianes más impacientes podrán jugar a una versión beta que estará disponible este próximo verano.

Share.

About Author

Leave A Reply