Home / TECNOLOGIA / El Galaxy S8 el telefono Android más potente del momento

El Galaxy S8 el telefono Android más potente del momento

El Galaxy S8 de Samsung es el teléfono Android más potente del momento

Destacar en el mercado de los teléfonos móviles tirando de potencia bruta cada vez es más difícil, pues hasta la gama media rinde muy bien

El mundo de la tecnología siempre huye hacia delante, hacia dispositivos más potentes, tomando esa potencia en un sentido amplio. Llevado a la telefonía, esto suele significar que el móvil no se ralentice con ninguna app, que les dure más la batería, que tengan una pantalla más nítida y que haga unas fotografías dignas de una cámara profesional.

Pese a lo mucho que les exigimos a los ordenadores en miniatura que llevamos en el bolsillo, Apple, Samsung, Huawei, LG y la amplia mayoría de fabricantes están siempre a la altura. Hay que pagar por sus mejores teléfonos, pero el iPhone 7, el Galaxy S8, el P10 y el G6 son dispositivos impecables que rinden muy bien.

El problema con esto es que todos los teléfonos acaban ofreciendo algo parecido y que los hermana de un modo que a las marcas no conviene. Si todo el mundo ofrece potencia y pantallas grandes y mejores cámaras, en realidad nadie ofrece nada realmente diferente ni nuevo. ¿Qué soluciones se pueden tomar para que esto no termine pasando factura a largo plazo?

Ya no es una cuestión de que la gama media esté a la altura de los dispositivos más potentes, sino de que estos o los de gama alta ofrezcan algo distinto. Las compañía están al tanto y por eso están apostando por distintas aproximaciones para que el interés no decaiga.

Huawei, por ejemplo, está empeñada en conseguir alianzas con empresas líderes del sector para conseguir sus tecnologías y, también importante, sus nombres para sus teléfonos. El P10 cuenta con cámaras Leica, algo que no es del todo nuevo en sus productos, pero que esta vez ha conseguido una importancia mayor: la cámara a color es soberbia y la cámara en blanco y negro, lo mismo.

En sus portátiles, esta alianza es incluso más profunda, no sólo por cómo han intentado sumar a Intel al barco de sus Matebook (los procesadores de Intel están en el 90% de los ordenadores actuales) sino también porque han conseguido la muy de moda certificación Dolby Atmos para su sistema de sonido. Está claro por dónde quiere diferenciarse la marca china: ellos tienen los grandes nombres y los aliados más conocidos.

Samsung, sin embargo, ha ido en otra dirección. Aunque Dex sea todavía algo que no funciona a la perfección, la idea de tener un ordenador en la palma de la mano que puedes conectar a una pantalla en un instante y trabajar con mucha comodidad es, desde luego, interesante.

Es una idea que se ha tocado mil veces y que no ha terminado de funcionar del todo, pero por lo que ha demostrado Samsung, la clave está en hacer el proceso rápido, sencillo y tener, claro, un móvil a la altura. En este caso, sí, la potencia es algo imprescindible, porque no se le puede dar este tute a cualquier teléfono, no porque esa potencia vaya a cambiar tanto la experiencia del usuario cuando lo utiliza como móvil.

El problema con esta diferenciación es que es algo que cuesta asimilar y que también cuesta mucho dinero a las compañías, de lo que puede dar buena cuenta LG. Sí, el LG G6 es un teléfono magnífico, pero el G5 fue un fracaso en tanto que intentó destacar por su sistema de módulos y complementos. La idea era atrevida e iba en línea de lo que estaba haciendo Google con su Project Ara, pero como esta apuesta, acabó encallando y siendo olvidada.

En este sentido, Apple lo tiene bastante fácil: ya es diferente. No es una cuestión de que guste más Android o iOS: se trata de que mientras que lo primero es lo común y lo que más abunda, lo segundo resulta más exquisito y diferente, por lo que Apple siempre puede jugar esa baza frente a su competidor. Como bien demuestran sus nuevos anuncios de televisión, sigue habiendo una imagen negativa del sistema operativo de Google y ellos están dispuestos a aprovecharlo.

Esto no significa que Apple no esté trabajando en desmarcarse por su propia vía, incluso si eso significa dejar al iPhone en el pasado. No está claro si el próximo móvil con una manzana a sus espaldas integrará tecnologías en torno a la realidad aumentada, pero Tim Cook ya lo ha dicho: es muy posible que la RA sea algo fundamental de su compañía en el futuro.

Encima de todo esto, hay que entender que la comunicación con los teléfonos a través de inteligencias artificiales va a ser algo muy relevante. Está aún verde, pero Apple, Google, Amazon y Samsung trabajan para que charlar con el teléfono sea tan natural como hacerlo con una persona.

Todavía es pronto para saber si nuestro futuro será como el de la película Her, pero quien antes alcance un nivel de comunicación adecuado con el teléfono por esta vía habrá conseguido apartarse de verdad de su competencia y habrá puesto un pie en el futuro.

Al margen de quién sea quien primero consiga integrar por completo la inteligencia artificial o destacar por otros aspectos de sus productos, es una carrera en la que todas las compañías están participando, les guste o no. Queda por ver quién ganará la carrera y si, una vez una destaque por encima, las demás seguirán su estela o intentarán mantener su rumbo, con los riesgos que eso conlleva.

About Sandy Productions

Check Also

HBO llega a los televisores inteligentes de Samsung

Las compañía surcoreana ha llegado a un acuerdo en exclusividad para tener la aplicación de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *