Home / TECNOLOGIA / Jugar en un ordenador portátil no es ninguna tontería

Jugar en un ordenador portátil no es ninguna tontería

El sobremesa sigue siendo el rey, pero quienes tengan limitaciones de espacio en casa, que sepan que un portátil actual da muy buen resultado

El ROG Strix GL502 es uno de los últimos ordenadores de ASUS para jugar

El ROG Strix GL502 tiene un nombre absurdamente largo y difícil, es chillón y algo hortera, es más gordo y pesado que la mayoría de portátiles actuales y tiene una batería que dad gracias si dura 3 horas reproduciendo una película. Y sin embargo, es una maravilla de ordenador si se tiene en mente su principal objetivo: jugar a videojuegos sin limitaciones.

Por lo general, la idea de jugar en un portátil es un poco absurda. La aspiración con un PC para juegos es que sea de sobremesa y se pueda ir actualizando por piezas a medida que estas se quedan anticuadas. Por desgracia, no siempre se tiene espacio para este tipo de máquina, por lo que ahí entran los portátiles para jugar, que también se pueden llevar de una lado a otro si viajas mucho o si eres de los que juega con amigos en LAN parties, como si esto aún fuera 1999.

Si es tu caso, pocos ordenadores ofrecen lo que este auténtico pepino de Asus. Sus características básicas son de por sí una pasada:

  • Procesador i7-7700HQ de Intel a 2,8GHz (y hasta 3,8Ghz)
  • 8GB de RAM DDR4 a 2133MHz
  • Una gráfica NVIDIA 1070 con 8GB de VRAM
  • Un disco duro de 1TB y un SSD tipo M.2 de 128GB
  • Y una pantalla de 15,6 pulgadas a 120Hz y con tecnología GSYNC de NVIDIA

En otras palabras: por 1.700 euros (este modelo), es un ordenador portátil que puede poner al máximo los juegos más exigentes del momento y de los últimos años, ya sean The Witcher 3 (con el Hairworks activado en todo), Star Citizen, Battlefield 1, Hitman o The Division.

Tras un mes jugando con él a menudo, la única queja que tengo es que me da miedo quemarlo, y eso no puede considerarse una apega del equipo sino una preocupación de la que sólo yo soy culpable. ASUS tiene un sistema de regulación de temperatura nuevo para este equipo que, según sus datos e investigaciones, es bastante seguro y no debería pasarle factura al ordenador.

Nunca ha llegado a calentarse en exceso ni a hacer un ruido preocupante durante largas sesiones tirando de su potencia todo lo posible, lo que se agradece. A la hora de jugar, los dos grandes ventiladores echan mucho calor por la parte trasera, donde tiene dos hermosos y naranjas disipadores de calor; pero si se está trabajando con él y viendo vídeos, lo normal es que ni se activen y que no haga mucho ruido. Esto también es un punto en su favor.

No soy demasiado fan de los materiales con los que está hecho. Ya he dicho que me parece un ordenador hortera, pero no tiene ningún elemento que no estuviera presente también en otros ordenadores de gaming, así que esto es cuestión de mi gusto personal. El teclado y el touchpad son de calidad, y ahí no hay queja: pese a que Windows anda lejos de los trackpad de Mac, este es más que viable y sólo hace falta conectar un ratón para jugar a un FPS como es debido.

Por último, me gusta mucho que sea un ordenador más que preparado para el futuro, con un puerto USB C del tipo USB 3.1, por el que se puede sacar imagen, datos y de todo sin problemas. Por supuesto, también trae USB completos, una salida Ethernet y hasta un puerto Mini Display si aún conectas así tu monitor externo.

Yo he trabajado mucho con la pantalla IPS a 1080p del equipo, y en la que jugar es un gusto por su alta frecuencia de actualización y por el soporte para G-Sync (que hace que la imagen se adapte a las necesidades del juego, y no al revés), pero se agradece todas estas opciones para conectar pantallas o para seguir usando USBs que pronto estarán anticuados.

Y hablando de trabajar: montar vídeo con este portátil es un gusto: entre la gráfica monstruosa, las toneladas de RAM que incluye y el procesador, el ROG Strix GL502 es un gran equipo de edición de vídeo o para trabajar en 3D. Quizá no tan bueno como un sobremesa, pero más que apto para esta tarea.

Es una lástima que la batería le dure un suspiro o quepesa 2,3KG, lo que lo hace bastante incómodo para trabajar fuera de casa, pero en mi opinión, esta es la clase de portátil que no quieres sacar nunca de casa porque. En el fondo, funciona mejor como sustituto reducido de un sobremesa que como un portátil puro y duro. Y dado que tiene una potencia inusitada, está bastante asegurado para el futuro.

Si no te planteas jugar en 4K a todos los lanzamientos que vengan en los próximos años, es un equipo que puede durarte a pleno rendimiento con juegos en resoluciones 1080p durante sus buenos 5 o 6 años. Sin duda, de lo mejor que tiene ASUS actualmente en esta gama para jugadores empedernidos.

About Sandy Productions

Check Also

HBO llega a los televisores inteligentes de Samsung

Las compañía surcoreana ha llegado a un acuerdo en exclusividad para tener la aplicación de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *