Home / TECNOLOGIA / Outlast 2 da miedo, pero no está a la altura del original

Outlast 2 da miedo, pero no está a la altura del original

Outlast 2 tiene todos los elementos de un buen juego de terror, pero cuenta con algunos fallos de control y trata inadecuadamente ciertos temas

La oscuridad juega un papel crucial en Outlast 2, secuela de uno de los juegos de terror que más ha sorprendido en los últimos años. Nada nuevo en el género del ‘terror de supervivencia’, como se suele llamar al género en el mundo del videojuego, pero aquí ha sido tratado con cierto gusto.

Su protagonista, un periodista, se ha perdido en un poblado ultrarreligioso y tiene como misión buscar a su compañera de trabajo, con quien tenía que hacer un reportaje antes de que su helicóptero se estrellara. La mujer tiene un papel fundamental en el videojuego, tanto como la feminidad o como la luna.

Es el astro quien da ese aspecto tan especial a la negrura de Outlast 2, un detalle que se agradece y que evidencia, como otros muchos detalles, el mimo con el que se ha construido este videojuego. Aunque los interiores y los fanásticos que habitan en esta villa son el elemento que más nos hacen sentir en peligro, es el abrigo de oscuridad lo que más desconcierta y pone nervioso.

El videojuego utiliza esto en su favor constantemente, empezando por la cámara con la que vamos grabando los hechos y que, gracias a su modo de visión nocturna, podemos movernos cuando no hay un sólo foco de luz a la vista. Ahora bien, cuidado con quedarse sin pilas en la cámara, porque estás vendido.

La cámara de vídeo resultaba innovadora en el primer juego por esa necesidad de equilibrar entre el miedo a no ver las cosas claramente y el miedo a quedarse sin batería a cambio de verlas, pero en la secuela, la sensación de que no se ha explotado lo suficiente y que no se ha innovado en torno a la idea es demasiado patente. El parecido con el original es aberrante en lo que a jugar se refiere.

Y eso resulta contraproducente. Tampoco ayuda lo mal que gira la historia en torno al sexo, la religión y la mujer, esto último, así en general. Nunca llega a tratar demasiado en profundidad estos asuntos, o siquiera de una forma adecuada. Hay momentos demasiado tópicos y que podrían incluso tildarse de sexistas a medida que se progresa, lo que a día de hoy ya no tiene perdón alguno.

Aún así, es un juego que consigue dar miedo. A veces, con sustos algo baratos que, a la larga, dejan de dar tanto miedo; pero también lo hace con su ambientación, con lo perturbador de ciertos momentos y de varios personas y, sobre todo, haciéndote sentir indefenso a medida que avanzas sin armas, sin ayuda y sólo mientras todo el mundo te busca para acabar contigo.

Hay que tener aguante para jugar de seguido a Outlast 2. Aunque no es tan redondo como el original, sigue siendo una buena experiencia para los fans del terror. Hay que adaptarse a su control impreciso y armarse de paciencia para ciertos momentos, pero tiene momentos perturbadores y angustiosos con los que, irónicamente, se puede disfrutar mucho.

About Sandy Productions

Check Also

HBO llega a los televisores inteligentes de Samsung

Las compañía surcoreana ha llegado a un acuerdo en exclusividad para tener la aplicación de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *