Home / TECNOLOGIA / La esperanza de España para acabar con el ‘made in China’ son las impresoras 3D

La esperanza de España para acabar con el ‘made in China’ son las impresoras 3D

Los cascos de la guardia suiza del Vaticano o las muñecas de Mariquita Pérez ya se fabrican con impresoras 3D. Se acorta el coste, se minimiza el ‘stock’ en fábrica y permite la deslocalización de la producción. Se fabricará en destino.

Desde 2018 los clientes de HP han fabricado más de 10 millones de piezas en 3D. Pero lo que más llama la atención fue que la mitad de esta producción se realizó en el primer trimestre de este año. Con Jaume Homs, responsable de ventas para España y Portugal de la división 3D de la compañía norteamericana, analizamos el cambio piel que supone para la industria esta tecnología.

La llegada de la impresión en 3D vaticina una reducción de los costes de producción para la industria a medio plazo.
 
Se ahorrará dinero porque sólo fabricarán lo que realmente necesiten, y se ahorrarán también en costes por la obsolescencia de las piezas. Cuando yo arranco un inyector tengo que realizar una tirada mínima. Puede que fabrique 5.000 piezas, aunque solo necesite 1.500 unidades. Resulta un coste adicional que con la fabricación digital se elimina.
 
¿Desaparecerán los stocks de gran tirada con las producciones 3D?
 
El apartado de los almacenes también será clave a corto plazo. Hoy en día todas las empresas tenemos los almacenes llenos de piezas en stock. Es un inmovilizado para nuestra empresa y es un dinero que podemos invertir en otra gestión si se reduce con el 3D. Muchas veces ese stock se queda obsoleto. Realmente lo que necesitaremos con la fabricación digital es tener almacenado el stock de piezas en un disco duro o en la nube como están los libros de Amazon.
 
¿Y qué sucede con los aranceles? ¿Se esquivan?
 
Por el momento, en Europa se deja libertad de movimiento, no le van a no poner barreras y a medida que vaya creciendo el negocio se irán aplicando regulaciones. A día de hoy no hay regulaciones muy estrictas en este sentido. Ahora ya no se imprimen libros, se exportan. Si yo quiero imprimir un libro en Chicago se manda un PDF y se imprime en destino. Los aranceles y todo lo que haya que pagar se pagará en costes de producción y ventas, dependerá del país local que se venda el producto.
 
¿Con qué otros casos de cambios en la industria podríamos comparar la llegada de la impresión 3D?
 
Será una actividad muy profesional como en su día comenzó a funcionar el negocio de las imprentas. Si quiero fabricar catálogos me voy a una imprenta de barrio, pero también hay imprentas más industriales para otra línea de productos.
 
¿Las veremos en los centros comerciales? 
 
Correcto. Es un mercado también lo vemos muy próximo. Cambiará el modelo extremo de hoy en día de fabricación en China y luego hay que añadir el coste de transporte y distribución a los productos. Tampoco lo vemos en una producción en casa, no necesito un tenedor todos los días. Lo que sí que vemos es un paso intermedio donde haya pequeños centros de fabricación de proximidad descentralizados. Por ejemplo, una empresa lo tiene a 14 kilómetros y puede pedir una pieza. Horas después la puede tener disponible.
 
¿En qué proyectos trabaja HP en el sector de la industria del automóvil con impresión 3D?
 
-En el sector de la automoción hay dos o tres campos de trabajo. Por un lado, por ejemplo, Volkswagen Navarra está utilizando esta tecnología n el campo del utillaje desde hace ya tiempo. Hay otra aplicación que es el prototipado de I+D. En España, hay pocos casos, pero destaca el caso de SEAT. Y luego está el caso de producción en serie o de recambios que estamos trabajando con varias empresas en este sentido. Hay varios casos que son confidenciales todavía, pero ya son conocidos los trabajos de BMW en el i8. Además, Volkswagen también apuesta con nuestra impresión en metal para su nuevo modelo eléctrico.
 
.¿Y en la industria de la moto?
 
-Sí, KTM en Austria está trabajando con varios modelos con esta tecnología de impresión 3D. La industria del transporte tanto en motos como coches.Hay casos también en el sector ferroviario con la firma vasca CAF. Es una empresa española muy innovadora que fabrica más de 2.500 piezas de trenes y máquinas para el metro con tecnología de impresión 3D. Todos los recambios ya se canalizan por internet.
 
.- En cambio, en el sector de la medicina no creen mucho en la fabricación de órganos.
 
-En el sector sanitario has dos campos que están creciendo mucho. Por un lado, en el campo para el entorno médico de corta tirada como el utillaje o modelos de órganos con réplica de un tumor que facilita una  operación. Y otro de los campos es el ortopédico como casco craneales para recién nacidos, prótesis de sujeción, plantillas… no se fabricarán orejas.
 

About Kevin Alexander Pichardo Vasquez

Check Also

Xiaomi presenta un móvil con cámara de 108 megapíxeles

La marca de smartphones Redmi ha presentado su primer terminal con un sensor de cámara …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.